Mágico

Quetzalcóatl en el Olimpo

A mi Conejo preferido ¿Habrán sido mal intencionados los señores que le invitaron (le insistieron) a que degustara primero un poco (apenas unos tragos), después uno, dos, tres, hasta cinco […]