Corrido de Catarino Maravillas

Miguel Nicolás Lira (1905-1961)

Miguel Nicolás Lira (1905-1961)

México

Catarino Maravillas,
Catarino Maravillas,
de noche cruzó la mar.
Llegó de Cuba la linda
¡ay, sí! ¡ay, no!
llegó de Cuba la linda
y nadie lo fue a esperar.
Se fue por el mal Gobierno
que lo quería asesinar.

Primero fue maderista
en guerra contra el rural.
¡Que vivan Pancho Madero
y don Aquiles Serdán!

Madero murió a balazos
–¡la cosa se puso mal!—
Catarino Maravillas
con Zapata fue a pelear.

¡Qué verde estaba el ejido
que con sus manos sembró!
Verdes cañas, cañas altas
que hasta el cielo levantó.

Zapata murió a balazos
–¡la cosa se puso mal!—
pero quedaba Carranza
y con Carranza fue a dar.

Montaña azul del domingo,
lunes salobre del mar,
combate que empieza en martes
para el viernes acabar.
Blanco sábado en sosiego
sin pólvora al despertar.

Carranza murió a balazos
–¡la cosa se puso mal!—
Catarino Maravillas
Con Villa fue a pelear.

Combate de Las Palomas,
batalla en El Capulín;
veinte leguas a caballo,
veintiuna en ferrocarril.

Caballito de batalla
–galopar y no llegar—
caballito de batalla
nunca podrás descansar!

Villa fue muerto a balazos
–¡la cosa se puso mal!—
Catarino Maravillas
se regresa a la ciudad.

Ciudad de bandera al aire
y calma presidencial;
El Sagrario, los Portales,
el Palacio Nacional,
el Zócalo, en el que cabe
la más recia tempestad.

Catarino Maravillas,
sintetiza a la Nación
Grita el 15 de septiembre:
¡Que vivan por muchos años
la Virgen de Guadalupe
y el General Obregón!

Obregón murió a balazos
–¡la cosa se puso mal!—
Catarino Maravillas
de nuevo se fue a pelear.

Una mañanita blanca,
blanca en los rieles del tren,
se fue camino del Norte,
se fue para no volver.

Del Norte se fue a La Habana
–destierro en el corazón—
Catarino Maravillas,
Catarino Maravillas
piensa regresar a México
cuando haya Revolución…




Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada


*